FRECUENCIA

 



Todo es verdad. En el universo entero no hay nada que no sea verdad, las flores, los seres humanos, la luna, el agua... Si el mundo te parece un valle de lágrimas es porque lo contemplas sin sintonizar su frecuencia.

Kodo Sawaki

¿Y cuál es esa frecuencia? Preguntarás.

La de las flores, la luna, el agua, los seres humanos cuando aún son flores, luna y agua, responderé.

La Verdad es frecuencia pura de Sí Misma, sin alteraciones ni adulteraciones, pura, neta, sin añadidos, sin que le sobre ni le falte nada.

Las flores son Verdad pura y sintonizan su frecuencia (¿cómo no podrían?) y de forma natural saben cómo pudrirse siendo semilla en la oscuridad del abrigo térreo, conocen el germinar y crecer, desarrollarse hacia lo alto buscando la luz y nadie, absolutamente nadie les ha dicho cómo hacerlo ni se han planteado jamás si acaso podrían llegar a convertirse en lo que estaban destinadas a ser.

La Luna, se mantiene flotando en el mar del vacío eterno, que todo lo impregna y todo lo Es. Sabe cómo girar, a qué distancia mantenerse de su congénere la Tierra, y lo hace porque su frecuencia es exactamente la misma, esa donde la duda no existe y los deseos ni siquiera pueden ser considerados.

El Agua, ondula, vibra, sube y baja en olas de espuma y sal, o corre en dulce sabor hacia le desembocadura de su existencia donde se reunirá de nuevo con el océano primordial del cual en cierto momento quizás emanó, pero eso no le importa, ni le preocupa.

Los Seres humanos conocen esa frecuencia, la son, pero en cierto momento en su temprana vida se les olvida, y son recubiertos por la tierra de pensamientos que establecen la duda como asiento, el deseo como ropa y el apego como hogar.

Desde ahí es lógico que la contemplación sea un sufrimiento, un auténtico valle de lágrimas saladas y dulces, espesas y ligeras que empapan hasta el alma y cuyo fluir parece que jamás cesará.

Comprender la frecuencia de la verdad es resintonizarla, es olvidarse de sí mismo para recuperar la sencillez de Ser, es fluir como el agua, ofrendar la belleza como las flores, expandir la calidez de la luz como la luna.

Todo es Verdad.

Sobre todo TU.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comenta con total sinceridad e interés. La Libertad no necesita de halagos.