Las prácticas se hacen, y todo se hace, ya "está hecho", desde siempre, y esa Comprensión, precisamente, favorece que surja y aparezca un cierto desapego.

 ¿Dónde aparece la pereza?

¿A quién le aparece?

¿Sobre qué se instala?

 Eres, somos, testigos de todo, venga o vaya, aunque ni venga ni vaya y eso es estar en y ser el Camino.

 Camino, testigo, pereza.. ¿Acaso no es todo ello lo mismo, lo Único "existente", lo que ES?

 A finales de este mes sale mi libro y, sí, digo "mi" porque no me importa absolutamente nada que se me critique como “poco Advaita” por emplear ese pronombre. No hace falta estar repitiendo lo neutro en este aspecto para que los demás vean que hemos "comprendido", eso sí es ser “poco Advaita”.

 Hace un año, incluso unos meses atrás, estaba ilusionado con ello, pero hoy y ahora me da absolutamente igual. No lo escribí, no lo ideé, todo se hizo por Si Mismo, porque jamás fui hacedor de nada realmente y cuando así pudo parecerlo se debió a que esa aparente voluntad propia coincidió con, se puso en, ese Camino, nada más.... Ni nada menos!

 Si hasta el Yo Soy dijo Nisagardatta que había que trascenderlo en cierto momento ¿

 ¿Tendré ataduras en eso entonces?

 Todo es perfecto, pero la mente que gusta de complicaciones, busca y buscará siempre el esfuerzo innecesario, la actitud "correcta", lo que, en definitiva, "hay que hacer" y, tan convencidos estamos de que debe ser así, que despreciaremos la sencillez del dejarse llevar por lo que se nos va presentando, sin crear expectativas previas, sin deseos ajenos  a nuestra verdadera naturaleza, y seguiremos esforzándonos al máximo en la peregrina idea de que así, en esa forma de luchadores, conseguiremos ese algo. 

 Nadando en la corriente del río esforzándonos y luchando contra ella, es casi seguro que nos ahogaremos.

 La hoja que cae del árbol se deja llevar por exactamente igual corriente y, flotando en plena confianza, acaba por llegar al ancho mar.

 No quiero ataduras, ni de rituales, ni de dogmas. Se que el camino requiere de constancia y en cierto sentido de una fe sin fisuras, y de eso tengo de sobra, SOY ESO¡

 Si estas palabras te remueven, cuestiónalas, indagando en Ti, no en Mi. Aunque, verdaderamente, no hay separación alguna donde pueda caerse como en un profundo abismo.

Las alas ya las tenemos.

Sabemos volar.

Sólo hace falta saltar al vacío con la Convicción absoluta de que volaremos.

 

ERES CIELO

 

 


 

El cielo cubre tu cabeza, tu cuerpo, como el abrazo seguro y cálido de una madre. Cada vez que levantas la vista, ahí se encuentra, invariable, eternamente presente, indiferente a las nubes que puedan intentar taparlo, sin queja alguna de las tormentas que, bajo su vista azulada, se desarrollan ferozmente.

El Cielo es siempre el mismo, aquí y allí. En cualquier parte del mundo que habites, siempre le encontrarás dispuesto a ofrecerte su manto sin pedirte nada a cambio.
 
El Cielo no se queja, no cuestiona ni crítica, porque sabe que solo hay Eso: puro Cielo sin más y que todo lo que aparentemente parece cobrar vida bajo su atenta mirada es algo pasajero, cambiante, mudable, y, por tanto, destinado a desaparecer, porque aquello que tiene un comienzo posee también, irremediablemente, un final.
 
¿Quieres ser como el Cielo?
 
Te diré algo:
 
¡Ya lo Eres!
 
No existe diferencia entre ese Vuelo y el tuyo propio, como no hay diferencia entre el Si Mismo que escribe estas palabras y el Si Mismo en ti que las lee a tu través.
 
Se Cielo, pues no puedes no serlo. Y se la gloria que en El y en Ti desde siempre se ha ubicado.
 
Indiferente a las nubes que pretenden ensombrecer tu cielo propio, abandona la búsqueda y permanece en perfecta quietud, adoptando está perfecta, sencilla y veraz comprensión 
 
El Cielo buscaba al Cielo.
 
El Cielo comprende que es el Cielo.
 
El Cielo eres TU.

TU YO


 

 Tu yo es la madre de todos los ídolos: el ídolo material es sólo una serpiente, pero el ídolo espiritual del yo es un dragón. Es fácil, muy fácil, romper un ídolo material; pensar que el yo es fácil de subyugar es una locura.

Rumi
 
Y por eso esto trata de locos, es para los locos, surgido de la locura de creerse protector y creador de universos que no se sostienen mas allá del suspiro del que piensa crearlos.
 
Tu eres por ti, sin más, y la materia, el universo, el personaje, sus pensamientos y sus quehaceres son como una hoja de papel: es imposible separarlos, dividirlos, crear contrarios.
 
Todo forma parte de lo Mismo, porque Todo Es. El resto siguen siendo simples tretas, por más elaboradas, sutiles y reales que puedan parecer, de aquello que pretende no serlo, tarea imposible destinada al fracaso masa absoluto y, por tanto, al sufrimiento constante.
 
Nada hay que separar, nada que unir, nada que buscar, aunque sí el ímpetu que impulsa a buscar Eso que parece perdido y que tiene tantos nombres como seres que se embarcan en ese viaje.
 
El yo no necesita ser subyugado sino solo acceder a la comprensión de su realidad, de la Verdad que Es, sin tapujos, ni disfraces.
 
Comprende bien ésto: quien busca subyugarlo es el mismo a subyugar.

BESO


 

 

¿Has probado alguna vez a besar el aire?
 
Es el Aire el que te besa a ti, el que te toca y habla en su susurrante idioma único.
 
El Espiritu sopla donde quiere y le place, donde uno desaparece, quitándose la envoltura de apetencias y deseos casi siempre vanos, y mostrándose desnudo hasta la médula, asomando los huesos sin rastro alguno de aquel que creía ser el rey dominante sobre el pequeño y el gran mundo.
 
Con envoltura, los padecimientos surgen a cada instante.
 
Sin envoltura desaparece la ilusión y, con ella, el sufrimiento.
 
No se trata de arrancar carne y vasos hasta quedar en puro hueso sino, más bien, de reconocer ese papel de regalo mas o menos lujoso, con lazo o sin él, en el que lo Único, parece haberse envuelto y dejarle ser, simplemente conociéndole, resolviendo la ecuación de la Vida en un acto de honesta y pura sencillez.
 
Quedarse con la envoltura es como si te gustase la Horca puntiaguda con la que separas al viento el grano de la paja, olvidando que, aunque cumpla su labor, puedes terminar
clavándotela.
 
Le das mucha importancia a su aspecto, apariencia, cuidando la superficie y abandonando la rofundidad. Tomas la cácara por el fruto y así el alimento jamás puede nutrirse a Si mismo, porque ese arel, ese filtro ideado e imaginado, te convence de que se encuentran separados y que debes emprender una lucha desesperada para alcanzarlos.
 
Si prefieres eso, si abrazar el esfuerzo es tu anhelo oculto, entonces esfuérzate, separa, divide, pero con la consciencia plena de que todo eso se descarnará hasta quedar en el armazón donde nada puede ocultarse y los secretos son revelados.
 
Dos esqueletos se besan y sin embargo son una sola médula.
 
Dos conjuntos de huesos se entrelazan y sin embargo son una sola estructura.
 
Médula y huesos se disuelven en Aquello que jamás podría ser nombrado.
 
¿Quieres conocerlo, recordarlo?
 
Disuélvete.

 

 

TORMENTA


 
Me siento tranquilamente y en calma, cierro los ojos y contemplo la tempestad que está a punto de desencadenarse. La conozco bien pues, invariablemente, siempre emerge en esos momentos en que el mundo desaparece y la ilusión se contempla desnuda de adornos, siempre superfluos, jamás necesarios. El enfado, la ira, la importancia, el orgullo, van desfilando como orugas en eterna procesión, uno tras otro, como los pensamientos que las revisten y acompañan: unas sin los otros jamás podrían existir.
 
Acuden, como no, ideas de mejor o peor, de "quedar por encima" o de "no quedar por debajo", de "quién se ha creido ese que es", de "por qué no me trata como me gustaría", etc., todas ellas acechando de forma constante la paz en la que resido, la calma que realmente Soy.
 
Y, bajo esos relámpagos que deslumbran y los truenos ensordecedores, sólo soy calma, sólo soy Paz.
 
"Pero a veces te enfadas y reaccionas, y dudan de que seas esa calma que comentas..." me dice la mente en un postrero intento de mantenerme en la tormenta.
 
"Cierto, respondo, el cuerpo reacciona, tu, la que ahora intentas convencerme, lo haces también, algo reacciona, pues cuerpo y mente pertenecen a la ilusión, son sus creadores y protagonistas, pero carecen de la realidad que subyace tras todo el argumento.
 
Contemplo esas reacciones, las vivo, siento, experimento, y luego las olvido, como las nubes tormentosas que en breve desaparecerán. 
 
No confundas ver la tormenta y escuchar los truenos con serlos, vislumbrar la poderosa luz de un relámpago con cegarte ante ella, atender a la emergencia de la ira con que esa oruguita sea Yo".
 
La tormenta desaparece y el lago de la Paz sigue en su lugar, sin una onda alterada, y comprendo al abrir los ojos que así, exactamente asi, es la vida de cada día en esta manifestación, que la diferencia entre vigilia, sueño con sueños y sueño profundo, sólo lo es aparentemente en cuestión del grado de intensidad con que la mente esté muy presente, algo presente o ausente por completo, según cada uno de esos estados, mientras que Yo estoy siempre ahí, aquí, allá, acá, arriba y abajo, dentro y fuera, pues nada puede sembrarse y crecer sin sustrato que lo sostenga.
 
Comprende bien esto:
 
Toda alteración, todo cambio, no eres tu.
 
Todo lo que permanece cuando todo cambia y desaparece, eso eres Tu.
 
Nada necesitas realizar, ningún esfuerzo hacer, salvo la innata comprensión de esta Realidad.
 
Cuando todo se contempla desde ese lugar, hay belleza en la tormenta, en la procesión de orugas, en los rayos, truenos y relámpagos, en Ti.
 
Ahora, si te apetece, siéntate y cierra tus ojos.
 
La tormenta está a punto de comenzar.

HABLAR, HACER

 


 

¿Qué estas hablando?
 
Olvídalo, tu nada tienes que hablar.
 
¿Que estás deseando?
 
Déjalo, nadie hay en ti que pueda desear.
 
Pues, pensar, hablar, desear, son sólo conceptos que el personaje gusta de incorporar al teatro de lo que considera es su vida, todos fallidos cuando se toman como la realidad imperante, todos falsos como las nubes de cartón en el escenario por más hermosamente que pintadas estén.
 
Cuando sabes y comprendes que tu no piensas, tu no hablas, tu no deseas, las palabras surgen solas, los hechos se realizan sin tener que desearlos y los pensamientos simplemente se ven como lo que son.
 
La mente pretende establecer la diferencia y la separación com si un cubo de agua extraído del Océano fuese diferente de otro, obtenido del mismo e idéntico lugar. 
 
Vuelve a volcarlo en ese Mar e intenta llenarlo de nuevo exactamente del mismo agua: jamas lo conseguirás.
 
¿Quieres seguir sufriendo?
 
Perfecto, continúa pensando, hablando y deseando.
 
¿Quieres ver la felicidad que en ti ya hay?
 
Perfecto, date cuenta de la Realidad que ya eres y todo lo demás aparecerá por añadidura, sin más, sin menos, completa en Sí.
 
Mientras tanto, diviértete jugando el juego, pero jamás olvides que es sólo eso, un simple juego.


SACRIFICIO

 

Cada texto inspirado es como cada rama del árbol que emerge del tronco para alcanzar el cielo y rendirle su tributo mediante el fruto vivo de su semilla sacrificada.

En realidad da igual el autor, pues hablan lo mismo, desde el mismo lugar, vacio de contenido y continente, espacio puro donde todo escrito está ya.
 
Pues ¿qué autor puede haber salvo la Vida simplemente siendo? 
 
¿Quién es el autor de cada rama y del tronco del que emanan?
 
Creerse hacedores de algo supone desconocer las leyes de la Naturaleza, sustituyéndolas por las propias en aras de mantener el estatus al que se cree tener derecho.
 
Si un árbol actuase así, pensando en si es mejor o peor que el otro, diversificando su atención, comparando, dividiendo, separando ¿acaso existiría el bosque?
 
Recuerda que la semilla, para poder dar fruto, debe pudrirse, ennegrecerse y, en cierto modo, desaparecer.
 
La inspiración, el fruto de cada rama, ya existe y Es.
 
Sólo necesita que la semilla ennegrezca.
 
¿Quién está dispuesto a tal sacrificio?